mapa web Translate -
· estás en: inicio FU ››› transportes y movilidad ›› noticias › El TGV francés bate su récord de velocidad

entrar automáticamente
1. AEROPUERTOS Y AVIACIÓN
    aeropuertos
    compañías
    aviones
2. PUERTOS Y NAÚTICA
    puertos
    compañías
    barcos
3. TRANSPORTE TERRESTRE
    red europea
    red española
    puentes
    túneles
4. TRANSPORTE FERROVIARIO
    alta velocidad
    otras líneas
    cercanías
    metro y tranvía
    trenes
    estaciones
    operadoras
5. OTROS TIPOS
6. PLANES DIRECTORES
1. GUÍA TRANSPORTES
El TGV francés bate su récord de velocidad

Factoría Urbana - 03/04/2007

El tren de alta velocidad francés -TGV- ha batido hoy martes su propio récord, alcanzando 574,7 km/h sobre la línea de gran velocidad est-européenne (París-Estrasburgo). El tren supera el récord de mayo de 1990, establecido a 515,3 km/h, y se queda a las puertas de superar el récord mundial que ostenta el tren japonés a sustentación magnética Maglev, a 581 km/h.

Francia tiene un nuevo motivo para mostrarse orgullosa de su gran nivel tecnológico alcanzado en la industria ferroviaria. Su tren de alta velocidad, TGV (Train à Grande Vitesse), alcanzó hoy martes a las 13.10 horas los 574,7 km/h en la prueba del proyecto V150. El objetivo fijado, era superar de largo los 515 Km/h del récord anterior (de 1990), y alcanzar los 540 Km/h (o 150 metros por segundo), cosa que se hizo sobradamente cuando circulaba por el punto kilométrico 191 de la línea París-Estrasburgo.

El orgullo nacional del TGV

La prueba realizada ha sido más que la superación de una velocidad de vértigo a la que el tren poco a poco va aproximándose, y muestra de ello ha sido toda la cobertura mediática realizada entorno al evento. El récord se ha convertido en una cuestión de estado y muestra de orgullo nacional, retrasmitada al completo y en directo por la cadena France 3 por televisión e internet. Francia se toma los récords de velocidad como proyección de la imagen del TGV para venderlo en el extranjero, dónde sufre la competencia de japonés Shinkansen y del alemán ICE de Siemens. "Lo que es importante para nosotros hoy, es probar que la tecnología TGV, que fue inventada en Francia por la compañía ferroviaria SNCF hace ahora 30 años, es una tecnología de futuro", subrayó Guillaume Pépy, director general de SNCF, recordando que el TGV ha sido exportado a Corea del Sur y que hay "grandes esperanzas" para exportarlo "a América del Sur, y posiblemente también a Estados Unidos".

La alta velocidad representa el renacimiento del ferrocarril a escala mundial, hasta ahora marginado por el avión y el transporte privado. En numerosos paises del mundo se están desarrollando líneas de alta velocidad, por las que circularán trenes a velocidades superiores a los 300 km/h, y en las que las grandes tecnologías como el TGV francés de Alstom, el ICE alemán de Siemens o el Shinkansen japones muestran todo su interés por encontrar este negocio en plena expansión.

A su vez, no hay que perder de vista el chovinismo francés que despierta entre los ciudadanos estas pruebas. Dominique de Villepin, primer ministro francés, saludó este récord del TGV que demuestra con sus ojos "la excelencia" de la destreza francesa en el dominio ferroviario. Villepin subrayó que esta "hazaña tecnológica" tenía que poner en el crédito de "tres grandes empresas francesas, Réseau Ferré de France, Alstom y la operadora ferroviaria SNCF".


En el horizonte, el TGV de 4ª generación

El récord de velocidad también ha permitido testar en condiciones extremas los elementos del TGV de la cuarta generación, bautizado como AGV (automotrice à grande vitesse), que todavía es sólo un prototipo, y que podría comenzar a rodar en 2009. En la prueba ha sido utilizado un tren híbrido formado por dos locomotoras de la serie TGV Réseau, y tres coches de dos pisos del TGV Dúplex con bogies prototipos de la futura tecnología AGV.

En las pruebas se adaptaron la tracción, y se montaron ruedas más grandes de las habituales para asegurar muy altas velocidades sin hacer recalentar los motores. A su vez, fue reforzada la potencia eléctrica de la catenaria de los 25.000 voltios habituales, hasta alcanzar los 31.000; y lo mismo con el balasto, la cama de gravas en la cual reposan los carriles, para acondicionar el paso del tren con vibraciones intensas.

El futuro inmediato del TGV francés, en su exlotación comercial, es alcanzar los 320 km/h a partir del 10 de junio en algunas de sus líneas. En cuanto a la posibilidad de ver un día los TAV rodar a 360 km/h, Guillaume Pépy indicó que " técnicamente es posible" pero hace falta "estudiar si económicamente vale la pena". El aumento de velocidad no guarda una relación lineal con el aumento del consumo eléctrico, ya que a muy altas velocidades el gasto se dispara exponencialmente. La velocidad de 320 km/h es realizable, ya que su consumo sería el equivalente de 1,2 litro a 100 km por pasajero respecto al coche. "Esto da la idea de la economía de energía que aporta el TGV con relación al coche", explicó Pépy.

Más información en Factoría Urbana:
volver a la portada de noticias


Las últimas noticias de Transportes y movilidad de FU, en tu ordenador con la tecnología RSS. Haz click aquí para agregarnos a tu lector RSS.
Factoría Urbana © 2005-2018 - Todo el contenido de esta web está publicado bajo licencia de uso Creative Commons
v.2.4 a - El portal del mundo urbano - Inicio | Sobre Factoría Urbana | contacta con nosotros | Sitemap